Blog hurom

Tips para mantener tu apetito bajo control

Además de ser una función vital, para la mayoría de nosotros comer es uno de los mayores placeres. Sin embargo, muchas veces esto nos hace excedernos y comer de más. Por eso, para que puedas seguir disfrutando, pero de forma sana, el día de hoy te daremos algunos tips para controlar tu apetito.

¿Por qué se descontrola nuestro apetito?

Las razones pueden ser muchas, pero las principales o más comunes son:

  • Falta de descanso adecuado: no dormir suficiente nos hace más propensos a un apetito descontrolado.
  • Factores emocionales: estrés, ansiedad e, incluso, aburrimiento.
  • Cambios hormonales o climáticos: en distintas temporadas, tanto de nuestra vida como del año, necesitamos distintos nutrientes, pero es importante monitorear que el cambio en nuestra dieta sea adecuado.
  • Comer demasiada azúcar: esto genera que el páncreas produzca más insulina para contrarrestar el nivel de azúcar en la sangre, cuando este efecto pasa de inmediato volvemos a sentir hambre.
  • Ingerir algunos medicamentos: Tratamientos que requieran el uso de corticoides, antialérgicos o antidepresivos, también pueden disparar nuestro apetito.

¿Cómo identificar cuando no es hambre?

El hambre real es una señal de nuestro cuerpo pidiendo una recarga de energía y nutrientes. Gracias a esto, la sensación se nota principalmente en el estómago, no se enfoca a un alimento o grupo específico y va aumentando de forma gradual. El hambre emocional o la compulsión por comer, no aumentan gradualmente. Aparecen de golpe, tienen un nombre específico (es decir que tenemos “hambre de una comida en particular”) y se presenta de manera recurrente en momentos de tensión emocional.
Si reconociste los signos anteriores, no te preocupes, hay mucho que puedes hacer para cambiar este hábito.

¿Cómo mantener tu apetito bajo control?

Estructura correctamente tus comidas

Haz diariamente 3 comidas más fuertes y 2 colaciones (snacks); es decir, una entre cada comida. De este modo, distribuirás más adecuadamente los tiempos de comida a lo largo del día, evitando sentir demasiada hambre y, con ello, facilitando comer más saludable. Recuerda que a lo largo de tus horas activas en el día, se recomienda que no haya menos de hora y media de separación entre cada comida o colación, ni más de 5 horas.

Es importante que te des el tiempo de comer sentado, con tranquilidad y masticando correctamente. Recuerda que la sensación de saciedad tarda 20 minutos en aparecer, por lo que ninguna de tus comidas debería durar menos de ese tiempo. En la medida de lo posible, trata de que tus comidas sean a la misma hora todos los días y no te saltes ninguna.

También recuerda que no debes comer muy cerca de tu hora de dormir, pues esto entorpece la digestión. Lo recomendable es cenar entre una y dos horas antes de la hora de descanso. Además, es importante que no facilites tu ingesta de comida chatarra, te recomendamos tener siempre snacks saludables a mano.

¿Qué puede y qué no puede ser un snack saludable?

Es sano que a lo largo del día consumas snacks, colaciones, tentempiés o como los llames. De hecho, como mencionamos anteriormente, son una de las claves para controlar el apetito. Sin embargo, los alimentos que elijas para cumplir este papel deben ser:

  • Lo más naturales posible.
  • Ricos en nutrientes y no sólo en calorías.
  • De una porción adecuada.

Esto elimina por completo las frituras, galletas y cualquier otro tipo de comida chatarra. En su lugar, procura tener siempre a mano: frutas, vegetales, frutos secos, lechadas o jugos naturales, etcétera.  Procura tenerlos siempre lavados, desinfectados y listos para comerlos, de esa manera no habrá excusa. Recuerda que debemos aprovechar los snacks como un aporte extra de nutrientes, no como algo que juegue en nuestra contra, echando por debajo todo el esfuerzo que ya hacemos para comer mejor.

La hidratación es muy importante

El agua es parte fundamental de nuestra dieta al grado que, muchos de nuestros “antojos” realmente son sólo sed. Si tomas suficiente agua todos los días, esa hambre compulsiva se reducirá drásticamente.

Además, los líquidos ayudan a mantener la sensación de saciedad. De hecho, incluir caldos, sopas, tisanas y jugos saludables en tus comidas, te ayudará a sentirte satisfecho por más tiempo. Recuerda que para mantener saludables estas opciones, deben ser lo más naturales posibles, de preferencia con ingredientes frescos y elaboradas de forma casera, sin azúcares añadidos ni exceso de sal.

El caso particular de los jugos, principalmente cuando se trata de jugos verdes o recetas de jugos de verduras, puede ser mucho más benéfico para la salud. Además de ayudarte a estar bien hidratado, los jugos naturales te hacen más fácil aumentar tu consumo de vegetales crudos. Éstos tienen un gran aporte de nutrientes, extienden la sensación de saciedad y, en el caso de las hojas verdes, ayudan a combatir el estrés (otro de los factores que más comúnmente nos lleva a comer de más). Esto se debe a que facilitan a nuestro cerebro producir serotonina gracias a que contienen: vitamina B, triptófano y ácido fólico.

 

Hurom te lo hace más fácil, recuerda que puedes encontrar muchas recetas saludables en nuestro canal de YouTube  y siguiéndonos en  Facebook e Instagram.

Si tienes alguna duda, contáctanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.