Blog hurom

Cómo incorporar frutos secos a tu dieta.

Si quieres llevar una vida más saludable, uno de los mejores alimentos que puedes incorporar a tu dieta son los frutos secos. Éstos tienen grandes beneficios para la salud, además de un delicioso sabor y versatilidad para incorporarse a muchas recetas. Por eso, hoy te hablaremos de cómo pueden mejorar tu salud y te compartiremos algunas recetas para incorporarlos más fácilmente en tu alimentación.

¿Qué son los frutos secos?

Primero que nada, es importante que hablemos de los alimentos que forman parte de este grupo. Los frutos secos son todo tipo de nueces, almendras, castañas, piñones, avellanas, anacardos, pistaches y algunas semillas comestibles, como las de girasol o calabaza. Se pueden confundir fácilmente con los frutos deshidratados ya que muchos productos suelen agruparlos. Por ejemplo, en la granola o preparaciones similares solemos consumir una base de cereal (comúnmente es avena) con frutos secos y frutos deshidratados (principalmente pasas o arándanos).

Es importante hacer esta distinción porque el aporte nutrimental de estos grupos de alimentos es diferente, principalmente porque a los frutos deshidratados suele agregarse cantidades considerables de azúcar. Una forma sencilla de distinguirlos es recordar que su característica principal es el contenido de agua. Naturalmente, los frutos secos tienen menos de 50% de agua en su contenido, de ahí obtienen su nombre. Por su parte, los frutos deshidratados tienen que ser procesados para perder agua.

¿Por qué es bueno comer frutos secos?

Entre otras cosas, los frutos secos contienen muchos antioxidantes y vitaminas. Además, aunque las cantidades de nutrientes son distintas en cada variedad de frutos secos, una de las características que comparten es que su contenido de minerales es mayor al de otro tipo de alimentos. Por nombrar algunos ejemplos, los frutos secos son una fuente de magnesio, calcio, hierro, fósforo, potasio y zinc.

Otra de sus características principales es su aporte de grasas buenas. Más de la mitad del contenido de los frutos secos son grasas mono y poliinsaturadas, además contienen ácidos grasos esenciales como el omega 3. Por ello, se consideran alimentos cardioprotectores, ya que éstas sustancias ayudan a regular los niveles de colesterol malo y triglicéridos en el organismo. Por ello, podemos decir que consumir frutos secos regularmente puede ayudar a reducir el riesgo cardiovascular.

¿Cómo incorporarlos a mi dieta?

A pesar de todos sus beneficios, si los incorporamos a nuestra dieta de forma inadecuada podría acarrea repercusiones en nuestra salud. Esto se debe a que, regularmente este tipo de alimentos se comercializa procesados con otros ingredientes que pueden ser perjudiciales, como grasa, azúcar y sal en exceso.  Por ello te recomendamos poner especial atención a la calidad de los frutos secos que consumes y, preferentemente, elegir siempre aquellos que no estén mezclados con otros ingredientes.

Además de consumirlos de la forma más natural posible, puedes transformarlos en los productos que desees procesándolos en casa tú mismo. De ese modo siempre podrás estar seguro de los ingredientes que contienen.  Aquí te dejamos algunas recetas que puedes preparar con Hurom.

Crema de cacahuate:

Leche de almendra

Pastel de chocolate con nuez

Recuerda que puedes seguir estas mismas recetas con el fruto seco de tu elección; por ejemplo, puedes hacer una deliciosa crema de avellanas o leche de nuez. En el caso de los postres recuerda que, aunque sea natural y hecho en casa, debes consumirlo esporádicamente y con moderación.

Comienza una vida más sana y mejora la calidad de tu alimentación aprovechando todos los beneficios del cold press. En Hurom ponemos a tu alcance el mejor extractor de jugos cold press del mundo, visita nuestra página, da el primer paso para procurarte una salud integral: https://www.hurom.com.mx/

Si quieres saber más, ¡contáctanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *