Blog hurom

Cómo hacer buen uso de tu cold press

coldpress

El prensado en frío  o cold press es quizá uno de los métodos más populares que han surgido en respuesta a la necesidad de mejorar la calidad en nuestros alimentos. Además de ser una tecnología eficiente y práctica, es la mejor manera de volver a consumir alimentos realmente nutritivos. Sin embargo, como todo mecanismo tecnológico, necesita de ciertas precauciones y cuidados, así que el día de hoy te explicaremos algunos puntos importantes para extender la vida útil de tu Hurom.

¿Por qué debo cortar los ingredientes antes de introducirlos en mi Hurom?

Hoy en día, muchos países atraviesan por una crisis de malnutrición; sin embargo, estas no necesariamente se deben a la escasez de alimentos. Los procesos agresivos de preparación, envasado y el uso de conservadores, pueden degradar los nutrientes de muchos alimentos, haciéndolos poco saludables. A diferencia de estos métodos, el prensado en frío no daña las enzimas de los alimentos, pero esto sólo es posible gracias a que es un proceso que se asemeja más a lo que hace nuestro organismo.
En comparativa, podríamos decir que un extractor cold press tiene una “garganta” (el cuello de la tobera) y una “muela” (su molino), que procesan los alimentos a bajas revoluciones, prensándolos en vez de centrifurgarlos. Por esa razón, un extractor de prensado en frío no puede “masticar” alimentos enteros, con cáscaras gruesas, semillas duras o huesos de frutas, pues podría dañarse del mismo modo que pasaría con nuestros dientes.
La excepción serían aquellos modelos con un contenedor de alimentación rápida. Esto se debe a que, en dicho contenedor, se adicionan piezas que, sin utilizar materiales dañinos ni altas revoluciones, cortan previamente los alimentos. Esta pieza adicional ( por su velocidad) suple la función que haríamos nosotros mismos con un cuchillo.

¿Con qué ingredientes debo tener más cuidado?


Comparando el proceso del extractor con el funcionamiento de nuestra boca, es un poco más sencillo entender la lógica de lo que se puede o lo que no se puede introducir en un extractor de prensado en frío y la forma correcta de introducir cada alimento. Pero, de cualquier forma haremos algunas aclaraciones importantes para que no quede ninguna duda.

  • Ingredientes demasiado duros: En este punto es muy importante distinguir entre dos tipos de “dureza”. El primero son ingredientes que, como los tubérculos, puede procesar tu Hurom, pero necesitas cortarlos en piezas más pequeñas (te recomendamos trozos menores a 2 cm) para que los procese mejor. El otro tipo, son ingredientes demasiado duros para procesarlos, por ejemplo: el hueso de aguacate, la cáscara de melón, las semillas de guayaba, etc. Con este último punto, puede que te parezca confuso, pero la lógica sigue siendo la misma. Cuando comemos frutas con muchas semillas duras, como la guayaba o las tunas, solemos tragar las semillas sin masticarlas pues por su dureza podrían hacernos daño. Por esa razón, es importante retirarlas antes de meter el ingrediente al extractor.
  • Los que alteran el sabor: Algunos ingredientes (o partes de ellos) que no necesariamente son duros, también deben retirarse previamente, pero por cuestiones de sabor. Nos referimos, por ejemplo, al caso de las semillas de naranja o limón. Es cierto que no solemos comerlas al consumir esas frutas pues, aunque no son demasiado duras, tampoco son agradables. Lo mismo ocurre con las cáscaras de ambas frutas. Recuerda que el prensado en frío concentra los nutrientes y potencia los sabores de cada ingrediente, así que dejar estas partes podría amargar tus recetas. 
  • Ingredientes demasiados secos: Si bien, uno de los beneficios de Hurom es que no requiere que agregues agua para procesar los ingredientes, si lo sobrecargas de demasiados ingredientes secos podrías dañar su motor. Por esa razón, una de nuestras recomendaciones es alternar los ingredientes secos con aquellos de base más líquida. Además, en casos como por ejemplo el de las hojas verdes, al no combinarlas con un ingrediente que contenga más agua, es muy probable que el resultado sea una espuma acuosa en vez de un jugo. Si no sabes qué ingrediente agregar en tus recetas para cumplir con esta precaución, recuerda que el pepino siempre es una opción viable pues contiene mucha agua, es un hidratante natural y no añade ni azúcares ni muchas calorías. 

Bonus: Ya que sabemos que a muchas personas les encantan las leches vegetales, no podíamos dejar de hablar de los frutos secos. Éstos entran tanto en la categoría de ingredientes muy secos como en la de ingredientes muy duros. Activarlos (remojarlos previamente durante algunas horas) ayuda a ablandarlos e hidratarlos un poco, pero es importante que sepas que esa no es la razón de que sea el primer paso en todas nuestras recetas de lechadas vegetales. En el caso de estos ingredientes, la activación elimina sustancias naturales  (llamadas antinutrientes) que protegen a estos alimentos y los vuelven difíciles de digerir. Al remojarlos, además de hacerlos aptos para procesar en tu extractor de prensado en frío, estás preparando al alimento para poder aprovechar al máximo sus nutrientes.

Ahora que sabes cómo y por qué es importante tomar estas medidas con tu extractor, cuéntanos ¿qué otras cosas te gustaría saber sobre Hurom? También recuerda seguirnos en todas nuestras redes (YouTube, Facebook, TikTok e Instagram) para que no te pierdas ninguna de las recetas y recomendaciones de especialistas que compartimos por esos medios.

Si tienes alguna duda, contáctanos. 

2 thoughts on “Cómo hacer buen uso de tu cold press

  1. Sofia dice:

    Que tipo de filtro debo usar para hacer leche de almendras , el fino o el filtro grueso ?
    Te pregunto por que mi extractor se me daño por hacer leche de almendras con el filtro fino

    1. Hurom México dice:

      Hola Sofia, se usa el filtro fino, pero recuerda activar las semillas previamente en agua durante 8 horas mínimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *